top of page

Chapter 7: La primera vez

Una estrategia de Brené Brown

para encarar todas esas situaciones,

chiquitas o grandes, en la que sos nuevo.



Fucking First Time ( FFT)

Hoy quiero charlarles sobre el cagaso padre de hacer las cosas por primera vez. Yo soy cagona de nacimiento. Pocas cosas me incomoda más que ser nueva en algo. Es esa sensación horrible de no saber cómo hacer algo y que se te forme una pelota de ansiedad adentro. Y estoy justamente en una parte de mi vida en la que no me queda otra que salir a buscar cosas nuevas... y ser nueva sucks.

Estoy en una de ser nueva en trabajos, ser nueva en encarar proyectos personales, en manejar mi propio tiempo de una forma distinta a la que conozco y luchar contra la fiaca, ser nueva en viajar sola y en enfrentarme a situaciones a las que antes lo hacia acompañada. Ser nueva en en conocer gente, en exponerme vía internet y un sin fin de nuevismos más.


Lo bueno es que esta etapa de mi vida ya me agarra bastante mayorcita. Puede que sea nueva en mucho, pero ahora tengo una mochila con pila de herramientas que fui recolectando y que antes no tenía. Ya no soy tan tímida como antes, ni tan cagona, ahora sé más cosas que antes no sabía, tengo más skills, más información, más conocimiento de mí misma y de mis capacidades. Soy más valiente y me animo a más. Estoy más que segura que lo mismo te pasa a vos.

La primera vez que me crucé con Breneé Brown fue haciendo tiempo para entrar a terapia. Caí en una Ted Talk de ella y todavía no me olvido de el impacto que me causó. Tiene 6 millones de reproducciones y es una cachetada de realidad tremenda. Los linkeo para que lo vean después pero no es el punto en cuestión lo que dice en el vid.




Breneé Brown es una escritora y académica americana que se dedicó a estudiar la vulnerabilidad y la vergüenza, entre otros. Tiene varios best sellers que re están para leer. Son sentimientos que marcaron muy fuerte todo mi proceso de crecimiento y que recién, ya de señora y con una terapia de traumas encima, pude entender cómo impactaron en mi forma de vivir y de ser. Me hubiese encantado descubrirlo antes, pero igual si soy militante de que todo lo que llega a tu vida es en el tiempo y forma en el que tiene que llegar.

En época de corona, me puse a escuchar su podcast Unlocking Us en Spoti y caí en uno que me pareció tan simple y tan obvio que lo adquirí para la vida. En este podcast ella habla precisamente sobre la incomodidad de ser nuevo en algo. Ella nombra FFT a esas situaciones, que pueden ser grandes o pequeñas, en las que te toca ser nuevo: Fucking First Time. Maravilloso nombre. En base a eso armó una estrategia de 3 pasos para encarar la rareza y la incomodidad de afrontar lo nuevo. ( Click para ir al Podcast )

1. Habla de Own the Feeling: nombrar lo que te pasa y darle su espacio. Decir en voz alta que no tenés ni la más pálida idea de cómo lo vas a hacer y aceptar que está perfecto sentirte así porque así se siente ser nuevo. Preguntarte porqué te incomoda, qué onda, porqué me avergüenza. Muchas veces creemos que es al revés: que si no lo decimos en voz alta no le damos el poder a la vergüenza y a la incomodidad. Pero, actually, decirlo en voz alta, no empodera la mierda, te empodera a vos.


2. Poner la situación en perspectiva. Alejarte un poco y entender que no es la gran cosa quizás y el hecho de que no sepas hacer eso, no significa que seas choto en todo el resto, ni que seas choto haciendo eso para la eternidad. Significa que vas a tener que aprender a hacer algo y que no siempre va a ser difícil. Si cambias el relato, la forma de contartelo, te cambia la vida.


3. Hacer un reality check. Es netamente evaluar tus expectativas. Entender que no le vas a dar en la tecla de una probablemente. No esperar triunfar en el primer intento o por lo menos considerar que te puede salir mal va a evitar estar expuesto al desastre emocional. Muy fundamental para los que somos de ponernos la vara altísima.


Tres pasitos nomás. Tres. Re simples. Para desdramatizar un poco y sacarle peso a situaciones en las que te explota el cerebro y sos una bola de ansiedad.



Para bajar este concepto a la realidad te cuento un ejemplo vinculado a mi trabajo, sino esto parece un intento de coaching motivacional que no estaría mal pero no es a donde apunto. Yo no soy una fotógrafa técnica. Si bien siempre los empujo a estudiar, hay mil cosas que yo no sé resolver ni sé como se hacen ni tampoco quiero aprenderlas todas. Tampoco soy una curiosa de la tecnología, ni de ir adquiriendo muchos skills nuevos.


A mi no se me da bien trabajar en estudio por ejemplo. Siempre fue un sentimiento que me espantó durante años. Sentía que eso me hacía menos fotógrafa, menos pro y me avergonzaba bastante reconocerlo. Cuando me caían propuestas así tenía una tendencia a ponerme una armadura. Las rechazaba aludiendo que no me interesaba o que estaba ocupada, y hasta me lo creía yo misma. Pues Bullshit. Estaba aterrada. Cuál era mi terror? Probablemente era una fusión entre que me salga muy mal y que el material no sirva y la vergüenza de quedar expuesta ante un cliente. Pasar vergüenza era inaceptable para mi. Llega un punto en la carrera en la que tenés más para perder que para ganar y yo no estaba dispuesta a perder nada.

Y ahí estaba yo, haciéndome la Josefina Kodak, con toda una fachada armada en la que parecía que la tenía clarísima y no pudiendo encarar lo que me daba miedo. Hasta que no me quedó otra que hacerlo. Fue tan grave? Me encerré a llorar en el baño. Para que mentirte. Fue bravo pero me han pasado cosas peores. Lo pude hacer y me salió bien? Pues claro mi ciela. Lo volví a hacer? Clarines también. Tengo ganas de volver a hacerlo? No. Pero no por cuestiones técnicas ni de inseguridad sino porque el estudio plantea una dinámica de trabajo que a mí en lo particular no me gusta. Yo sé en lo que soy buena y qué es lo que me interesa y también sé donde están mis limitaciones. Lo puedo hacer y me va a salir bien pero francamente no me gusta hacerlo.

Fui y lo hice. Con miedo, pánico, terror, ansiedad. Reconocí mi sentimiento, entendí que la primera vez iba a ser duro y que eventualmente le iba a agarrar la mano. No bajé mis expectativas igual. Mi vara siempre bien arriba por eso el llanto en el baño.



Otro de mis grandes FFT que me está costando un montón que deje de ser First: exponerme en internet. Hablar a cámara no se me da fácil tampoco. Ya lo hice varias veces pero me sigue costando. Me siento incomoda todo el tiempo. Está complicado ponerle cara y voz a lo que pienso y a lo que me pasa, ser vulnerable y que haya miles de personas del otro lado viéndo, escuchando y criticando, analizando si tengo bien las cejas o si mis cachetes están enormes o juzgando si lo que digo está bien o mal, si hablo como cheta o si soy arrogante.

Por eso me escondo acá, un lugar al que solo llega el que realmente quiere llegar. Aún así, escirbir todo esto no es fácil tampoco. Pero cuando finalmente decido publicar, el feedback que recibo es hermoso y ahí me doy cuenta que la persona que más me juzga soy yo misma. Y acá es donde aparece el reality check: ·”chill amiga, no sos tan importante y a nadie le importa. Sos un swipe más en internet.”

En El peligro de estar cuerda, Rosa Montero (2022) dice: “La incertidumbre, en fin, genera en muchos individuos una respuesta agresiva. Por eso los impostores son recibidos con sonoros y violentos abucheos cuando sus auténticas identidades quedan expuestas”. No sé si tiene algo que ver esta cita, pero últimamente me llama la atención todo lo que tenga que ver con ser auténtico. Ya hice hincapié muchas veces en lo importante que me resulta serte fiel y honesto, decir la verdad y no pretender ser alguien que no sos. Primero por uno mismo: porque si me miento yo, qué puedo esperar del resto? Y segundo por los demás, porque ser real es siempre lo que garpa.

Decí y decite siempre la verdad.


Qué es lo que te da tanto miedo e inseguridad que te paraliza y no te deja emprender?


Así que, el consejito del día según Breneé: “Embrace the Suck of Being New” porque cuando dejás de intentar por que no tenés experiencia dejás de aprender y de crecer. Tenés todo lo que hace falta para pasarla y llegar del otro lado con mejores skills, más info, más conocimiento y más experiencia. Así te haces valiente.

Ser novato, al final, está bueno y después de todo alguien ya tuvo el mismo problema que vos y seguramente la solución ya está en Google o en algún libro

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page